NECESITAMOS AYUDA PARA CONTINUAR

La Asociación para la Protección Animal EL ALBERGUE nació en Dos Hermanas en 2010 a partir de un pequeño grupo de personas dispuestas a colaborar desinteresadamente para construir una sociedad más justa para todos los animales. Desde entonces nos ocupamos de la recuperación de animales que han sido abandonados, para su posterior entrega en adopción, promovemos campañas de protección animal, denunciamos casos de maltrato y hemos respondido a miles de consultas de los ciudadanos relacionadas con los animales._mg_074600001-copia

La idea fue en un principio alquilar un pequeño terreno donde poder albergar a esos animales abandonados mientras les buscábamos un buen hogar, de forma que no acabaran muriendo de mala manera en la calle o en la perrera municipal expuestos a las enfermedades y al sacrificio. Pero el recrudecimiento de la crisis acabó de golpe con nuestras expectativas al descender el número de adopciones y dejar de recibir la ayuda de los socios que perdieron sus empleos por esas fechas, ya que no contábamos con ningún otro tipo de ayuda o subvención. Por ello no tenemos instalaciones propias: funcionamos con casas de acogida y alquilando cheniles en una residencia privada de Dos Hermanas.

A pesar de las dificultades, desde que comenzamos nuestra andadura hemos conseguido ayudar a casi 250 perros y unos 25 gatos, aplicando en las adopciones un protocolo que incluye desparasitación, vacunas, identificación en el registro andaluz, castración, contrato de adopción y seguimiento.

Muchos de estos animales nos llegaron en condiciones verdaderamente terribles, y necesitaron además asistencia veterinaria extraordinaria, para la que tuvimos que pedir ayuda económica por internet en la mayoría de los casos al tratarse de gastos elevados y excepcionales. Afortunadamente siempre pudimos ir pagando estas deudas con la ayuda de quienes se solidarizaron al conocer estas necesidades y el bien que su dinero podría hacer (solo hay que imaginar por ejemplo que cualquiera de nosotros sufriéramos una fractura en una pierna y nadie se ocupara de arreglárnosla porque no tenemos dinero). Siempre estaremos agradecidos a quienes empatizaron con estos animales y ayudaron.

Por recordar algunos casos concretos (se pueden ver más fotos y vídeos en nuestra web):

ronda1   ronda2

A la perrita Ronda la quemaron intencionadamente en un descampado junto a otros animales todos atados, la recogimos con la mitad de su cuerpo ya sin piel, abrasada por las llamas.

Las curas fueron terriblemente dolorosas y largas, pero aguantó como una campeona y consiguió sobrevivir.

Ahora se llama Stella y vive feliz fuera de España compartiendo juegos con su nuevo amigo Gucci.

 

ron1   ron

Ron, tan solo un cachorro de 5 meses tirado en la calle con la mandíbula rota, la pata destrozada y algunas piedras de tamaño considerable en los intestinos.

Según el veterinario llevaba en ese horroroso estado alrededor de cinco días.

Su rehabilitación (continuada concienzudamente por su adoptante) fue muy dura, pero actualmente es el que más corre cuando va a hacer senderismo con su familia adoptante de Dos Hermanas.

 

sally1sally2

 

 

 

 

 

 

 

Encontramos a nuestra Sally desnutrida, con  la piel en mal estado y una grave infección ocular. Tendría unos 7 años y era encantadora a pesar de los dolores que estaba soportando.

Consiguió ayuda, y tras un tratamiento para la piel y una intervención en ambos ojos para impedir que perdiera la vista.

Ahora vive muy tranquila fuera de España. (Para cuando se cansa en sus paseos por la playa le han comprado un estupendo carrito).

 

Tristemente podemos dar fe de un sinfín de casos de maltrato y abandono extremos de cachorros solos, madres con camadas, perros ancianos, tiroteados, quemados, envenenados, ahorcados, atados en un campo para morir de hambre, torturados, tirados a la basura, y un largo y espeluznante etcétera. Algunos de ellos los hemos contado en nuestra web para que quede constancia de que lamentablemente no es algo del pasado, sino que es una triste realidad que se sigue perpetuando, y a la entendemos que ni la administración pública ni las autoridades están prestando la atención y el trato que merecen.

Para los voluntarios, el trabajo para sacar adelante a estos pobres animales que no tenían a nadie nos ha traído muchos quebraderos de cabeza y mucha angustia, sobre todo por la falta de recursos económicos para atenderlos y también de disponibilidad, al ser pocos y teniendo que acudir al mismo tiempo a nuestros hijos, trabajos, casas, nuestros propios animales, etc. como cualquier otra persona. Pero ni el trabajo ni los insultos ni las amenazas de los maltratadores nos han hecho mella porque la recompensa ha sido siempre especialmente grata al recibir a cambio el enorme cariño y agradecimiento de los animales a los que hemos ayudado, y por la tranquilidad de haberles podido cambiar en la gran mayoría de los casos la miseria y el sufrimiento por una vida digna.

Aun siendo a pesar de todo una labor gratificante, en los últimos años algunos de los voluntarios se han ido quedando por el camino, básicamente porque para este trabajo altruista y a veces agotador, hay que disponer de tiempo, ganas y mucha voluntad, por eso nuestra capacidad de ayuda ha mermado. Sin embargo quienes seguimos en esta labor no queremos abandonar, y aunque nos han seguido llegando casos terribles, no hemos podido mirar hacia otro lado y los hemos atendido aún sin tener las posibilidades económicas para hacerlo. Y ahora comprendemos que tal vez deberíamos haberlos ignorado, ya que necesitábamos la ayuda al menos de quienes nos daban los avisos, y al no llegar esa colaboración, nos hemos visto desbordados por las deudas que hemos ido contrayendo por ayudar a esos animales. Y esta situación va a hacer que tengamos que desaparecer como asociación si no conseguimos hacerles frente a esas deudas cada vez mayores mientras sigan sin salir de la residencia los animales adoptados o en acogida.

En cuanto a esos pobres animales, de quienes nos hicimos cargo en su día para intentar ofrecerles un futuro mejor, no queremos ni pensar en cuál sería su futuro si cerramos, porque entonces el agobio nos paraliza, y no podemos permitirnos eso. Algunos solo tienen unos meses de edad, y el resto son muy jóvenes. Tenemos que seguir luchando por ellos hasta el último momento, y gritar pidiendo ayuda como sea: en forma de adopción, acogida, padrinos, socios, teamers, donativos, pienso, etc.

Te agradecemos enormemente tu interés y que apoyes esta causa en la medida de lo posible para que podamos continuar haciendo un trabajo que desgraciadamente hoy sigue siendo tan olvidado como necesario:

Puedes hacerte socio o hacer un donativo a través de PayPalcartel_voluntarios

       en nuestra web www.elalbergue.org

Puedes hacer una transferencia en nuestra cuenta de la Caja de Ingenieros

       Titular: Asociación El Albergue

       ES08 3025 0007 7614 3325 2234
(Para transferencias desde el extranjero => BIC-SWIFT: CDENESBB)

Puedes unirte a nuestro Teaming por solo 1€ al mes teaming.net/elalbergue-org

Para adoptar, acoger, donar pienso, etc., nuestro correo es elalbergue@elalbergue.org

También te podría gustar...