No juegues con su vida: no regales animales

Y si lo haces que sea con el consentimiento de la persona que lo va a recibir y con el compromiso de cuidarlo durante toda su vida (unos 15 años), y adoptándolo de un refugio para animales abandonados.

Lo contrario lleva en gran medida al abandono, ya que al cansarse la persona que lo ha recibido y recurrir a una protectora descubrirá que se encuentran desbordadas y no aceptan nuevas entradas, y que encontrar una buena familia para un animal adulto no es tarea fácil.

Por otro lado al comprarlo contribuyes a mantener el comercio de animales que explota a las madres, a veces en condiciones infrahumanas, para lucrarse con la venta de sus crías.

Si estás pensando en regalar un animal y no quieres perjudicarlo medítalo bien, sé responsable y no juegues con su vida.

También te podría gustar...